CHAMPÚ

Al igual que en el rostro, el primer paso es la limpieza y esto se hace a través del champú. Este actúa a nivel de raíz y cuero cabelludo y es donde empieza el cuidado y el tratamiento del cabello. Por este motivo, es muy importante elegir y retirar la suciedad con un producto que sea respetuoso tanto con el pelo como con el cuero cabelludo.

Funciones:

  • Limpiar.

  • Mejorar la condición del cabello.

  • Dar brillo o volumen.

  • Ayudar a eliminar la caspa.

Un champú contiene: una base tensioactiva para entregar la función principal del champú, ingredientes estéticos y emotivos como son los perfumes, tintes, opacificantes o modificadores de la viscosidad y finalmente, los ingredientes activos como son las siliconas, polímeros y otros agentes.

ACONDICIONADOR

El acondicionador sirve para sellar las cutículas de la hebra capilar e hidratar. Así pues, si la zona de acción principal del champú son la raíz y el cuero cabelludo, la del acondicionador es el resto del cabello. De hecho, es fundamental para desenredar sin temor a la caída por rotura.

Funciones:

  • Capa protectora: Previene el daño de la cutícula.

  • Retener la hidratación: Mejora la flexibilidad la resiliencia.

  • Proporcionar lubricación: Mejora la suavidad, peinabilidad y el brillo.

  • Dispersar la estática: Reduce el encrespamiento.

Hay distintos tipos de acondicionador:

Los rinse-off son los tradicionales y se aplican justo después del lavado y proporciona una dosis diaria de protección contra daños y ayuda a mejorar o mantener la calidad del cabello.

Los leave-in o rinse-free se pueden aplicar en cualquier momento del día y proporcionan protección contra los daños, así como ayudan a mejorar o mantener la calidad del cabello. La diferencia entre ellos es que en estos últimos no hace falta el aclarado.

Finalmente, los tratamientos intensivos que consisten en productos de alto acondicionamiento y ayudan a restaurar la calidad del cabello muy seco y dañado.

En cuanto a la textura, el acondicionador es más cremoso que un champú y más ligero que una mascarilla, lo cual facilita su aplicación y aclarado.

MASCARILLA

La mascarilla es la encargada semanal de las tareas más profundas de nutrición y reparación del cabello.

Su aplicación se limita a 1 o 2 veces por semana, en función de lo que pida el cabello, y va después del acondicionador, respetando los tiempos de exposición indicados. Al igual que los dos productos anteriores, solo se aplica de medios a puntas.

Funciones:

  • La mascarilla principalmente nutre y es fundamental para un cabello sano, ya que es capaz de reparar la fibra capilar y de sellar la cutícula.

  • La fórmula de la mascarilla contiene activos muy concentrados y esto hace que se presente más untuosa.

  • Los profesionales recomiendan que se emplee la mascarilla una vez por semana y que no se omita el acondicionador, sino que los complementemos.

  • Mientras que el resultado que produce el acondicionador es más inmediato, la mascarilla es más a largo plazo y aportará unos beneficios u otros dependiendo de las necesidades que se hayan querido cubrir y solventar.

formula-orientativa-champu-chemir
formula-orientativa-neofin-hair-chemir