El cuerpo humano necesita la luz del sol para vivir ya que interviene en funciones vitales como la síntesis de vitamina D (necesaria para el buen funcionamiento de los huesos y del sistema inmune), regula el ciclo vigilia-sueño e incluso es un buen antidepresivo. Sin embargo, la luz solar también tiene un lado perjudicial ya que esta luz viaja en forma de ondas visibles e invisibles que, al estar en contacto constante con nuestra piel, puede acabar causando un daño irreversible.

Las ondas del espectro electromagnético que pueden llegar a través del sol y penetrar a nuestra piel son la ultravioleta (290-400 nm), la visible (350-750 nm) y los rayos infrarrojos (750-3000 nm). Con el tiempo, la exposición a estos rayos puede reducir la elasticidad de la piel, que puede incluso llegar a engrosarse o arrugarse y afinarse.

Región Ultravioleta (UV): UVA y UVB

La Radiación UV lleva mucha energía e interfiere con los enlaces moleculares. Es responsable del envejecimiento prematuro de la piel mediante la generación de radicales libres, o también conocido como fotoenvejecimiento.

Los rayos UVA pueden penetrar en la piel más profundamente que los rayos UVB, pero ambos pueden afectar la salud. Cuando los rayos UV invaden las células de la piel, alteran procesos delicados que afectan su crecimiento y apariencia, ya que pueden dañar el material genético (ADN) que se encuentra en su interior. Los daños al ADN pueden causar cambios en las células y hacer que estas crezcan y se dividan rápidamente, dando lugar a grupos de células adicionales conocidos como tumores o lesiones, que pueden ser cancerosos (malignos) o inofensivos (benignos).

En resumen, el sol puede llegar a causar cambios histológicos en la piel, dejándola más deshidratada, seca, envejecida, con más tendencia a arrugas y con más pérdida de elasticidad y suavidad ya que desestructura las fibras de colágeno y causa la pérdida de proteoglicanos en la matriz que sustenta los tejidos.

Importancia de la hidratación

La hidratación de la piel es fundamental para mantener su buen estado de salud y evitar enfermedades cutáneas y sistémicas, y más aún cuando ha estado sometida a la radiación solar.

Conviene utilizar a diario activos cosméticos que de una forma u otra permitan mantener la piel correctamente hidratada. La protección ideal contra la deshidratación se basa en aplicar diariamente preparados con activos hidratantes y no esperar a que la piel muestre síntomas de sequedad.

Activos Chemir S.A.

Epidermina ®

Activo natural especialmente formulado para aportar nutrición a las pieles más dañadas y maduras, asegurando una perfecta hidratación de la dermis.

Esta compuesta por una mezcla de insaponificables procedentes de los aceites de soja, aguacate y oliva con extracto de polen, que han demostrado ser una pieza indispensable en el mantenimiento de la integridad de la barrera cutánea.

hidramina-skin-care-chemir

Hidramina ®

Activo que aporta hidratación a la piel, equilibra el nivel hídrico creando una membrana semipermeable que evita la pérdida de agua transepidérmica y recupera la elasticidad.

NEOFIN® NAT VEGAN

Neofin ® NAT Vegan

Es un emulsionante O/W compuesto por una mezcla de alcoholes grasos, triglicéridos de cadena media, derivados de aceite de coco, cera candelilla y manteca de mango que otorga propiedades hidratantes, nutritivas, reparadoras y regenerativas a la formulación.